Lipofilling

El proceso de envejecimiento facial produce entre otros efectos una perdida de volumen consecuencia de una disminución del tejido graso subcutáneo, y que es especialmente llamativo en regiones malares (pómulos) y temporales (en la sien).

El lipofilling es un procedimiento que consiste en obtener grasa autóloga (del propio paciente) de otra región corporal para, después de procesarla mediante centrifugación, inyectarla en la región cervicofacial. De esta manera conseguimos reponer el volumen perdido por el envejecimiento, pero también podemos potenciar determinados rasgos faciales inyectándo la grasa por ejemplo en labios. En el lipofilling, transferimos grasa pero también una serie de factores de crecimiento que influyen en el metabolismo de las células cutáneas, por lo que además de reponer volumen, la grasa autóloga consigue una mejoría notable de la calidad de la piel.

Es un procedimiento que se realiza en muchas ocasiones con otros ttos. de rejuvenecimiento facial como el lifting o la blefaroplastia, y que es muy efectivo también para el tto. de secuelas faciales producidas por traumatismos o procesos oncológicos.